El Libro también Tiene su Historia

imagen libros

De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria – Jorge Luis Borges

Cada 23 de abril se celebra en todo el mundo el “Día Internacional del Libro” como una manera de rendir homenaje al libro y a sus autores. La elección del día 23 no es al azar, puesto que esa fecha coincide con el entierro de Miguel de Cervantes Saavedra, la muerte de William Shakespeare (según el calendario juliano) y la muerte de Inca Garcilaso de la Vega.

La conmemoración de éste día es a su vez una forma de reinvindicar la importancia que ha tenido el libro como el principal guardián del conocimiento generado por la humanidad, tanto en el espacio como en el tiempo, remarcando además la inestimable contribución generada por los escritores a la sociedad y a la cultura.

En Pepefy queremos aportar nuestro granito de arena y es por ello que hemos decidido contarte la historia del protagonista principal de esta festividad: El libro.

Desde que el hombre comenzó a comunicarse, descubrió la necesidad de traspasar el conocimiento generado a sus congéneres con el fin de que ese saber no se perdiera y para ello crearon los libros, aunque esto no fue una tarea fácil puesto que en sus inicios las primeras formas de comunicación utilizadas por la humanidad consistían en sonidos guturales o en signos realizados con las manos. Sin embargo a pesar de éstos inconvenientes los libros hicieron su aparición y se convirtieron en la principal herramienta para la transmisión y preservación de los conocimientos desarrollados por el ser humano.

El libro en la prehistoria

El primer libro creado carecía de páginas y tapas, debido principalmente a que los hombres del paleolítico no sabían hablar, ni escribir, no obstante lograron dejar su huella para las generaciones posteriores al utilizar las cuevas, ellas fueron sus páginas y los dibujos plasmados en sus paredes se transformaron en las primeras palabras creadas por la humanidad.

Conforme los sonidos fueron tornándose en palabras y los grupos de cazadores y recolectores comenzaron a asentarse, las cuevas fueron abandonadas y los libros adquirieron una nueva forma: la oral, todo el saber acumulado se transmitía de una persona a otra por medio de la utilización de reglas mnemotécnicas, sin embargo algunas palabras y conocimientos se perdieron en el camino.

El libro y la historia

Con el advenimiento de las ciudades y los avances culturales, alrededor del año 3000 a.C se produjo la aparición de la escritura y junto con ella nació la historia. Los primeros escritos fueron plasmados en tabillas de arcilla (aunque también se utilizaron piedras y metales) por los sumerios en la antigua Mesopotamia a través de la escritura cuneiforme, siendo su escrito más conocido el “Código de Hammurabi”; paralelamente los egipcios crearon los jeroglíficos y cambiaron la arcilla por el papiro al ser éste más resistente, poseer una extensión mayor y permitir un mejor almacenamiento, asimismo introdujeron colores e ilustraciones a sus escritos, el libro más famoso creado por la civilización egipcia fue el “Libro de los Muertos”.

El Alfabeto

Los fenicios fueron los primeros en crear un alfabeto simple que facilitó enormemente el registro de sus transacciones comerciales, posteriormente en el s.V a.C hizo su aparición el alfabeto griego (basado en el fenicio e introduciendo como novedad el uso de las vocales). Ésta nueva forma de escritura junto a la democracia facilitó la difusión de la enseñanza a toda la sociedad griega, principalmente debido a que el sistema democrático permitía a todos los hombres libres que supieran leer y escribir formar parte del gobierno. Gracias a la expansión cultural los escritos proliferaron y los libros vivieron una gran época dorada, su formato consistió en rollos de papiro que fueron reemplazados, en el período helenístico, por el pergamino.

Con el declive de la civilización griega y el auge de la romana, el alfabeto sufrió una nueva modificación al ser adaptado por los romanos y pasó a denominarse “abecedario latino”. El nuevo Imperio propagó los conocimientos a una gran velocidad gracias a la creación de las primeras bibliotecas públicas y a la comercialización del libro que posibilitó el surgimiento de las primeras librerías editoriales. La aparición del “Codex” o códice provocó el cambio más importante en la historia del libro al abandonar el volumen (nombre que se le daba a los rollos de papiro o pergamino) en favor de una forma rectangular que lo volvió más compacto y fácil de manejar, esta modificación posibilitó a su vez la utilización de ambas caras de las páginas e introdujo la escritura en columnas lo que aumentó considerablemente la cantidad de texto contenido por hoja. Las páginas de estos primeros códices eran de madera y se encontraban atadas entre sí por un cordel.

Fue con la invasión de los bárbaros y el comienzo de la caída del Imperio Romano en el s.III d.C, que la escritura sufrió un duro golpe, muchas escuelas y academias cerraron sus puertas y sólo sobrevivieron las instituciones creadas por la iglesia cristiana como guardianas del saber. La sociedad se sumió en el oscurantismo, el analfabetismo se generalizó y se ingresó así a la Edad Media.

Los Monasterios

Durante el Medioevo se transformaron en los principales centros de concentración del conocimiento, en ellos se promovía la lectura, copia y conservación de los manuscritos. La escritura de los códices se realizaba en el “scriptorium”, cada página se confeccionaba en pergamino y era escrita a mano; entre los textos se solían dejar espacios en blanco que luego eran rellenados por los iluminadores que les daban luz y color, a su vez los miniaturistas realizaban las ilustraciones y figuras explicativas. Una vez completas, las páginas se cosían entre sí durante el proceso de encuadernación, las tapas utilizadas iban desde una simple cubierta de pergamino hasta planchas de madera forradas en cuero que podían incluir telas e incrustaciones de piedras preciosas.

La Imprenta

Fue Johannes Gensfleich Gutenberg el primer impresor conocido, quien en el 1450 imprimió la “Biblia de las 42 líneas o de Mazarino” en un total de 150 ejemplares en papel (que fue inventado por los chinos alrededor del 105 d.C e introducido en Europa a través de España por los musulmanes en el s.XII) y 50 en pergamino. Los primeros libros impresos recibieron el nombre de “Incunables” ya que trataban de replicar de manera fehaciente los manuscritos, que era la forma más común que poseían los libros por aquel entonces.

Durante el s.XVI con la imprenta más afianzada el libro dejó atrás el formato incunable en favor del humanista (siendo ésta forma la que se conserva hoy en día): se incluyó el uso de la portada para facilitar su comercialización, se introdujo el pie de imprenta con los datos del impresor, se redujo su tamaño, se abandonó la letra gótica por la romana, las ilustraciones adquirieron una importancia explicativa más que ornamental. La encuadernación vivió un gran boom ya que mediante la aparición de talleres específicos se permitió la casi individualización de los libros.

La Crisis Editorial

En el s. XVII se desarrolla el denominado “Siglo de Oro” de las literaturas nacionales en España, Francia e Inglaterra con grandes autores como Cervantes, Lope de Vega, Quevedo, Shakespeare y Racine. El conocimiento a su vez logra un gran avance al separarse de la iglesia profundizando aún más en otros campos como la física, la astronomía y las matemáticas; sin embargo a pesar de estos progresos los libros vivieron una auténtica crisis editorial provocada principalmente por el monopolio de las imprentas, las guerras de larga duración, la crisis económica, la aplicación de fuertes gravámenes a la producción editorial y a la aparición de las primeras censuras. En consecuencia sus ediciones se volvieron más baratas y de una calidad muy inferior a las del siglo anterior, en un intento desesperado por tratar de llegar a un público cada vez mayor.

La Revolución Industrial

Los libros alcanzaron su mayor crecimiento durante los s. XIX y XX, ya que los avances en la producción introducidos por la revolución industrial permitieron reemplazar el lento método artesanal por sistemas mecanizados mucho más rápidos y efectivos que aumentaron la cantidad y la calidad de los libros impresos a un costo menor.

La generalización de la educación y la aparición del periodismo fueron factores claves en el desarrollo del nuevo interés por la lectura, gracias a ello florecieron las casas editoriales, la comercialización y distribución de los libros aumentó y la cultura se extendió a todos los ámbitos sociales.

El Libro en el Siglo XXI

La irrupción de Internet y de los ordenadores sacudió los cimientos del hasta entonces tranquilo e imperturbable mundo del libro, estas nuevas tecnologías posibilitaron una nueva evolución en el formato de los mismos: la aparición del libro digital o e-book, que consiste en un texto digital que puede ser leído a través de un soporte informático o almacenado en un dispositivo para luego ser impreso. A su vez, la digitalización de los libros ha permitido la conservación y difusión de obras antiguas y de difícil acceso.

En 1960 surgieron los audiolibros que ganaron popularidad debido al acceso a la cultura que le proporcionaron a la población no vidente. Hoy en día han ganado un gran impulso con la grabación de obras mundialmente conocidas como las sagas de “El Señor de los Anillos” de J.R.R. Tolkien, “Canción de Hielo y Fuego” de George R.R Martin, y “Harry Potter” de J.K.Rowling, entre otros.


Cervantes dijo: “En algún lugar de un libro hay una frase esperándonos para darle un sentido a la existencia“. Desde Pepefy queremos ayudarte a que encuentres tú frase y es por ello que hemos elaborado para tí el siguiente ranking con la esperanza de que puedas hallarla (Haz click en las flechas para mostrar los libros):

Los Imperdibles: Se trata de los libros más vendidos en la historia y por consiguiente los más leídos.

 

 

Los recomendados por Pepefy: Una elección ecléctica de libros que consideramos deben formar parte de tu colección.

 

 

Las sagas recomendadas por Pepefy (solo el primero libro de la saga): Porque muchas veces un sólo libro no es suficiente, elegimos una gran variedad para que escojas tú favorita.

 

 

La mayoría de los libros que hemos recopilado para tí también se encuentran en formato e-book para Kindle. Si aún no tienes el tuyo,  ¡Amazon cuenta con unas espectaculares ofertas que puedes aprovechar!

Los libros son faros erigidos en el gran mar del tiempo – Edwin percy Whipple